“Resiliencia o morir”


 http://carlosferragut.wordpress.com/2014/05/01/resiliencia-o-morir/

image

Fotografía de www.reddetransicion.org

El término “Resiliencia” tiene muchas acepciones pero una de ellas es la “Capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado por ellas. La resiliencia es parte del proceso evolutivo y  debe ser promovido desde la niñez” (Grotberg, 1995)

Víktor Frankl, psicoanalista austriaco, fue capaz de llegar a la libertad mediante la búsqueda de un sentido a la experiencia vivida y es el autor del libro  “El Hombre en busca de sentido“, donde relata su terrible experiencia en el campo de concentración nazi de Auschwitz y cómo, cada día, se mentalizaba y trabajaba en superar dicha situación para sobrevivir.   www.youtube.com/watch?v=aIH8YUBxOUI

Y ¿cuál es la capacidad de resiliencia que tenemos hoy en día en España? Pues salvando obviamente que por supuesto no estamos por fortuna en las circunstancias de ningún campo de concentración, los españoles en un número muy importante, estamos día a día trabajando este concepto de una forma destacada.

Hace un mes aproximadamente, se produjo un rifirafe entre el Ministro de Hacienda y Cáritas por los datos que esta Institución había publicado respecto al grado real de necesidad y de pobreza que se está dando en España y yo la verdad, frente a los números macros que éste y que cualquier Gobierno nos quiera presentar y vender, me quedo con los números micros, los de cualquiera de nosotros, que sabemos cuáles son y que además son avalados por una Institución que  trabaja el día a día en la calle.

Y si a ello le sumamos las cifras del paro publicadas esta misma semana, me parece que Cáritas como se suele decir, “va a tener más razón que un Santo”.

Recientemente, una persona que se encuentra en el paro desde hace 3 años, me decía que además de competir con candidatos más jóvenes que él en diversas pruebas de Selección de Personal donde se contabilizaban por cientos las personas apuntadas a cada oferta, había llegado a la selección final de una de ellas y que eran dos los finalistas a elegir (sí, algo parecido digamos …..a Masterchef), pero que tenía una “ilusión necesaria” por ese puesto y a pesar de que el sueldo que le ofrecían, era el que ganaba hace 25 años!!!

Hemos pasado de una etapa boyante económicamente para muchos, a otra en la que como siempre en España que no tenemos término medio, le hemos dado la vuelta al calcetín para volver a situaciones vividas décadas atrás, pero creo que como Víktor Frankl, hay que buscar sentido a todo ésto para cambiar las cosas y para no vivir en el lamento contínuo; que hay que seguir peleando, apostando porque vamos a salir de ésta y que lo vamos a hacer por nosotros mismos; enseñando además a nuestros hijos a que las cosas hay que lucharlas y ser constantes; y que hay que ser positivo porque si otros lo consiguieron en peores circunstancias, nosotros  también lo haremos.

Y por cierto, a palabras necias……..oídos sordos.

Hasta el próximo día.